La artesanía en el Perú


La artesanía puede abarcar muchos rubros como la ebanistería, la textilería, el repujado en cuero, la tenería, la coreoplástica o cornucopia, cerámica, florería, talla en piedra, mascarería, bordaduría, bisutería cerámica, construcción de instrumentos típicos entre otros.

Los trabajos de los artesanos son apreciados y valorados, pero solo por un grupo de élite que saben bien que la artesanía crea un ambiente especial, cálido, familiar e íntimo que se disfruta en ambientes como una casa, una oficina, una embajada, un hotel o un restaurant turístico que ayuda además a combatir el stress que trae la acelerada producción de la industria.

Sin embargo muchas veces los trabajos de arte popular no son valorados en su verdadera dimensión y las piezas que son de incalculable valor no son vendidas o son vendidas por presión del propio mercado.

En una obra de arte popular no están disociadas la belleza y la utilidad así como no está disociado el artista popular pues conoce las propiedades de la materia prima y participa en la elaboración de la obra desde la concepción hasta el acabado. En su obra se proyecta, por lo tanto, su personalidad que implica su propio estilo y diseño. Quizás sea por esto la particularidad de la magia que emana de una obra de arte popular y la gratificación que produce disfrutarla.

En la actualidad el arte popular se mantiene vigente en las naciones pobres del mundo debido al desempleo y también por la supervivencia de las culturas originarias, pero esto implica que el artesano modifiquen en parte sus trabajos, su proceso de elaboración y hasta sus diseños para adaptarse a un público que no conoce.


Lo idóneo pues sería que la artesanía no solo se limite a un sector de élite sino mas bien a todas las clases sociales y así alentar su crecimiento y proteger una de las pocas armas que combaten nuestro ritmo moderno actual , a veces tan vacío.

Nota: se han tomado extractos del articulo Nueva Visión Del Arte Peruano de la revista CIDAP

No hay comentarios: