¡Apaguen sus celulares por favor!

Si alguien te pide que apagues ese bendito aparatillo es porque existen razones de sobra para hacerle caso. Los celulares se han convertido en algo indispensable y han dejado de ser una herramienta de la comunicación  para convertirse en un objeto que paradójicamente nos aísla del mundo. Es como si nuestra vida no pudiera seguir sin ellos.


Comencemos por nuestras queridas visitas al cine. Las películas siempre se ven entrecortadas por algún ringtone de campanitas, de canciones personalizadas (del grupo, cantante o película favorita del usuario), de algún sonido onomatopéyico (gatitos, ranas, vacas, gallos… ¡hay de todo!) o de alguna voz masculina o femenina graciosa o subida de tono (como ese estribillo: ¡Sácame del bolsillo! ¡Sácame del bolsillo!…) En realidad los ringtones son fantásticos porque confirman la individualidad de las personas, pero… solo fuera de los lugares donde no son oportunos.
Nuestra profesora de teatro nos recalca siempre que apaguemos los celulares en cada ensayo, pues es un elemento tremendamente distractor que puede echar abajo horas de trabajo.
Creo que en realidad con esta moda tecnológica hemos perdido el respeto por los demás debido a que no sabemos darle un buen uso.  El problema no es cargar con  el celular a todos lados, sino contestar o llamar en cualquier lugar y momento. A veces ni respetamos el sueño o la seguridad del resto. Una llamada puede acosarnos a las tres de la mañana o mientras manejamos el auto, y esto a pesar de que el uso del celular, mientras manejamos, está prohibido por las normas de tránsito.
Y no es menos fastidioso en el teatro. Cada función necesita de concentración  por parte de los actores  que además necesitan de la atención del publico que se supone está ahí para ver su trabajo. Es sumamente tentador bajarse del escenario y hacer callar al espectador que habla por teléfono, y ya ha pasado. Uno de estos incidentes hizo que en un teatro de Rusia, el teatro Alexandrisky, se implementara  tecnología para bloquear las señales de telefonía celular con el fin de proteger a sus artistas y evitar estos episodios de malestar.
En el cine, el teatro, la ópera, manejando el auto, en clases, en una reunión de trabajo o cuando conversen con una persona que necesita su atención: ¡Apaguen sus celulares por favor!

No hay comentarios: