Teatro Universitario

Para hablar del Teatro universitario hay que aclarar primero, que el teatro universitario designa a dos clases de grupos:

  1. Los que estudian una profesión distinta a la de artes dramáticas (ya sea derecho, economía, psicología, etc.) y forman parte de una grupo o taller de teatro dentro de su universidad.
  2. Y los que estudian específicamente la carrera de arte dramático en una universidad.


¿son actores o aficionados? 

En esta oportunidad me refiero al primer grupo. Un grupo que encierra su propia problemática y que tiene muchas dudas por resolver; por ejemplo: los jóvenes que se dedican al teatro, ¿son actores o aficionados? Alguna vez Julián Vargas, del grupo Yuyachkani, me dijo que eran actores como los miembros de cualquier grupo de teatro; y viniendo de una persona que tiene tanta experiencia en el mundo teatral, bien valdría creerle.

¿Y qué diferencia a un grupo teatral profesional de uno universitario? La respuesta viene dada desde su misma definición. El que se dedica al teatro universitario no estudia artes dramáticas, sino que comparte su tiempo de estudios, de una carrera distinta a esta, con el taller de teatro. Hecho bastante duro pues acabada la carrera en la universidad, que dura un promedio de cinco a seis años, los miembros de dicho grupo se desempeñaran, muy probablemente, en el campo de las carreras que estudiaron. Esto significa que el grupo se disolverá y tendrá que surgir y consolidarse uno nuevo en el mismo plazo que el anterior (5 o 6 años) sin contar que muchos de sus miembros, permanecerán solo algunos meses.

He aquí uno de los inconvenientes con los que tienen que lidiar los directores de cada grupo de teatro universitario: el tiempo. A esto se le suma la deserción de algunos integrantes que a veces abandonan el grupo estando a unos días del estreno…. ¡A buscar reemplazo!

Estas son solo algunos de los problemas del teatro universitario, sin que por ello deje de tener ese poder cautivador que supera cualquier horario complicado de clases y el sometimiento a la disciplina corporal y mental que implica el trabajo en un elenco teatral.

Debemos considerar también que no es una categoría aislada de su entorno y por tal, gracias a personas como Sara Joffré se ha encontrado un espacio donde grupos universitarios de todas partes del Perú pueden reunirse y compartir sus trabajos en encuentros y muestras nacionales.

Y en estos eventos es en donde se refleja con mayor claridad las situaciones que cada grupo vive en su propia ciudad, algunos por ejemplo tienen que acudir con sus propios recursos, otros tienen la suerte de que sus universidades financien sus pasajes y gastos. Es pues un caso distinto en cada lugar del Perú, pero eso no merma el afán de los jóvenes que muchas veces encuentran en el teatro no solo una forma de expresar lo que piensan y sienten sino también de adquirir herramientas para su propia formación profesional e incluso pautas de disciplina y conducta que seguirán durante toda su vida. Tan importante es la labor del teatro universitario que las autoridades correspondientes no deberían perderle el rastro ni un momento.

No hay comentarios: